lunes, 2 de diciembre de 2013

¿Quién puede traducir cómics?



La respuesta simple a esta pregunta es: cualquiera.

En el mismo sentido, sin considerar más factores, cualquiera puede construir una casa, o al menos intentarlo. Es cosa de juntar cemento y varillas y sin duda algún resultado habrá. También cualquiera puede intentar diagnosticar padecimientos y prescribir medicamentos, tenga o no una licencia para ello. Sin embargo, casi nadie contrata a alguien para estas tareas sobre la base de "me dijo que podía hacerlo". Por lo general, buscamos a alguien que pueda demostrar sus conocimientos y experiencia en albañilería y medicina. Si bien los conocimientos y habilidades que poseen están al alcance de cualquiera, no todos dedican el tiempo necesario para dominarlas.

martes, 5 de noviembre de 2013

Crossover Comikaze-House of Ñ: entrevista a Bruguera


En esta nueva colaboración con los colegas de Comikaze en su podcast entrevistamos a Azgard Contreras, traductor de Bruguera Comics, y de quien ya hemos escrito en este blog.

Pueden descargarlo desde el siguiente enlace
http://archive.org/download/Comikaze-020-20130807/Comikaze-020-20130807.mp3

También pueden descargarlo a través de iTunes
https://itunes.apple.com/mx/podcast/id587349363

Y no dejen de visitar el blog de Comikaze.

Disfrútenlo con leche y galletas.

viernes, 4 de octubre de 2013

House of Ñ va a la UNAM


Esta es la ponencia que presenté en el XXII encuentro de traductores literarios, en la sala Carlos Chávez de la UNAM. Aunque es la primera vez que presente una ponencia, creo que no me fue mal.



Aplausos, tomatazos, mentadas, preguntas y comentarios se reciben ya sea por aquí o en el mismo video de youtube.

Próximamente añadiré aquí la fe de erratas sobre algunas imprecisiones o errores que dije durante la ponencia.

sábado, 3 de agosto de 2013

Crossover: House of Ñ visita a Comikaze


Pues con la novedad que recibí una amable invitación de los colegas de Comikaze para participar en su podcast quincenal. Como podrán imaginar, el tema que abordé es el mismo de siempre: la traducción de cómics. Bueno, la verdad, la verdad, es que este podcast se publicó desde el 2 de junio y se me había pasado compartirlo por aquí.

Puede descargarlo desde iTunes en el siguiente enlace; es el episodio 17.

https://itunes.apple.com/mx/podcast/comikaze-podcast/id587349363

También pueden escucharlo directamente a través de archive.org



De una forma o de otra, les sugiero que se den una vuelta por el blog de Comikaze.
http://www.comikaze.net/2013/06/el-podcast-comikaze-episodio-17.html

domingo, 28 de julio de 2013

Niño Diabólico... ¡en México!





Prufrock: Bienvenidos de nueva cuenta a su blog traducomiquero de confianza. En esta ocasión nos trepamos al ring con un lanzamiento reciente de Bruguera, su primer cómic licenciado por Dark Horse, Hellboy in Mexico. ¿Se rifaron o chafearon con este título? Eso analizaremos a continuación, así que pásenle a lo barrido.


viernes, 28 de junio de 2013

¡Jolines! Que Editorial Norma se nos viene a México.




El pasado lunes 24 de junio, el Grupo Cultural Lizma ha anunciado que empezará a distribuir en México los títulos publicados por editorial Norma de España. Ignoro aún si se trata de importar en volumen de mayoreo lo que Norma imprime, o si son reediciones o reimpresiones hechas en México. Mediante su nuevo sitio en Facebook, han captado el interés de muchos potenciales lectores. ¿Qué podemos esperar de este anuncio?

sábado, 23 de febrero de 2013

La batipiñata: Batman Tierra Uno.



Prufrock: ¡Santas mistranslations! Esta batitraducción está de la batipatada. No hay forma amable de presentar este texto, así que no intentaremos refugiarnos en eufemismos. La traducción mexicana de Batman: Earth One es un ejemplo muy representativo de todo lo que se hace mal en la traducción de cómics. Los errores, descuidos y valemadrismos son tan numerosos que no podemos abarcarlos todos. Basta decir que todos los tipos de fallas que se pueden cometer en una traducción están aquí bien representados, y en House of Ñ, su blog traducomiquero de confianza, se los pasamos al coste, peladito y en la boca.

Deróvilus: De verdad intentamos leer el trabajo de Arturo Gutiérrez Aldama buscándole aciertos y buenas soluciones pero no hay ni cómo ayudarle. En general es una mala traducción y nos gustaría pensar que es la única, que es excepcional dentro de la oferta editorial de Televisa. Pero como ustedes saben, queridos lectores, ya van varias, muchas veces que se ha señalado el problema. No se diga más...

¡Que pase el batidesgraciado!

miércoles, 13 de febrero de 2013

Irredeemable #1; ¡gracias!




Editado por Bruguera y ampliando las opciones en el mercado del cómic en México, llega Irredimible del escritor Mark Waid, indiscutible peso pesado cuya pluma ha escrito títulos como Kingdom Come, Superman: Birthright y The Flash, entre otros de DC; Daredevil, algunos números de Onslaught y muchos otros de Marvel, y una plétora de números y series para varias casas editoriales.

El veredicto de la Casa de Ñ es unánime: es una muy buena traducción. Azgard Contreras Estrada (a quien, interesantemente, se le da crédito por “Adaptación y Traducción”) se enfrentó a varios retos y los sorteó elegantemente. La lectura fluye sin mayor problema y sin esos brincos que no pocas veces encontramos en otros trabajos.

Tenemos pocas cosas que apuntar como negativas, pero tenemos muchas más que aplaudir y ese será el enfoque de esta entrada. ¿Por qué es buena traducción?

sábado, 9 de febrero de 2013

"Reading the original is always better": the translator's burden


Dear readers, be aware that on occasions the entries of House of Ñ, your trusty sidekick for all comicslation matters, will have a more personal tone to it. I do not mean to tell you about my personal troubles or about the latest girl that has friendzoned me, but I do intend to reflect upon my experiences as translator that I am by profession, by training, and above all by vocation. This is one of such entries.

jueves, 7 de febrero de 2013

"Es mejor leer el original": la carga del traductor.


Amables lectores, les aviso que ocasionalmente las entradas de House of Ñ, su blog traducomiquero de confianza, tendrán un corte más personal. No pretendo contarles de mis problemas personales o de la última chica que me haya friendzoneado (¿amigozonificó, zonadeamiguificado?), pero sí de mi vivencia como traductor que soy, tanto de profesión como de formación y, sobre todo, de vocación.

Con alguna frecuencia me encuentro con un comentario similar al que da título a esta entrada, en ocasiones manifestando una plena desconfianza a la disciplina de la traducción en sí. La ocasión más reciente fue en respuesta a la entrada de The Walking Dead. Como lector, debo admitir que muchas veces he evitado las traducciones, ya que por (de)formación profesional soy incapaz de apagar mi “sentido tradu-arácnido” y me la paso analizando en cada oración del texto qué decía, cómo lo decía y por qué el traductor tomó tal o cual decisión.

Por otro lado, como traductor, estoy convencido que leer el original no tiene por qué ser necesariamente mejor. En gran parte, este blog se origina en esa convicción. Creo y defiendo que los traductores podemos y debemos aportar traducciones que sean amenas de leer y que enriquezcan tanto al lector como a la obra; que extiendan puentes de comprensión entre lenguas y culturas; que sean, en breve, valiosas y – como escribió Derrida – relevantes.

Entre las muchas cosas que podría escribir sobre la labor del traductor, lo primero que quisiera compartirles es que traspasar un mensaje de una lengua a otra no tiene nada de automático. Cada texto trae consigo una gama de requisitos, necesidades y problemas que requieren análisis, comprensión y dedicación en diferente medida. Si ello no fuera suficiente, además el traductor necesita cierto temple para decidir en cada instancia solo una solución de traducción de entre muchas, muchas posibles. En ese sentido, la concepción de una traducción tiene algún paralelismo con el espermatozoide que le gana la carrera a millones de sus pares con tal de llegar a la meta y formar una nueva vida. Siguiendo la misma analogía, los traductores de mente más fecunda son los que enfrentarán en su cabeza más y más posibles soluciones antes de determinar a la ganadora.

No es una labor fácil. O al menos no lo es si se desea hacerla bien.




 
Tampoco es una labor que siempre sea bien recibida.



De la misma forma, un concepto que es difícil de adquirir si no se dedica uno a este relajo es que para cada texto no existe una traducción “correcta” unívoca, sino que pueden existir muchas traducciones adecuadas. Una traducción es adecuada cuando cumple las metas que se plantea, pero éstas son dependientes del lector que se tiene en mente, entre otros factores.

Admito, porque me consta, que si algo abunda en el mundo son traducciones malas, pero eso no significa que la traducción en sí tenga que ser una sombra del original, un remedo improvisado o una disculpa entre usuarios de lenguas diferentes. Los traductores de vocación, como su seguro servidor, buscamos compartir la riqueza del contenido que se creó en una lengua y traerla a otra. O moriremos en el intento.